lunes, 21 de septiembre de 2009

La importancia de aburrirse

Hacía muchos años que no me aburría tanto como lo estoy haciendo ultimamente. Y no es que no me aburran muchas cosas, sino que creo que nunca en mi vida llegue a aburrirme a mi misma como lo estoy haciendo ahora.

La inmovilidad me está llevando a no tener ni siquiera ideas para "des-aburrirme" (toma palabro al estilo ministra Aído).

Me aburre el ver la tele (creo que esto es lo normal con el pedazo de cadenas que tenemos y los absurdos debates que montan), leer los periódicos, abrir algún libro y hasta este medio me tiene hastiada.
Yo que siempre soñé con tener tanto tiempo libre, ahora no se que hacer con él. Y hasta algunos concejales no tienen la decencia de meter alguna caña que otra, sólo sueltan las chorradas habituales, sin más gracia.

Así que voy a tener que aprender a tejer calcetines con cuatro agujas o darle al petit point..........

Sólo me quedan 9 semanas más.............como la película, pero sin el y media, más bien con la media puesta en la puntita del pie, que se me quedan los dedos fríos.
:-)

3 comentarios:

Muirne dijo...

Puedes darle una oportunidad al cine...
Dedicar la tarde a ver dvdeses (palabra inventada, por supuesto) puede estar bien...

O puedes hacer muñequitos y luego clavarles agujitas... :P

¡Ánimo, mujer! Que ya te queda menos :)
Beni

Fernando del Busto dijo...

Llevo una temporada larga sin aterrizar por aquí y me sorprenden las noticias de tu reposo involuntario. Como Muirne, ánimo y adelante. Cada día es un día menos. Y, sobre todo, lo importante es que recobres la salud
un abrazo

Alicia dijo...

Gracias Muirne y Fernando por los ánimos, pero la verdad es que siempre queremos lo que no tenemos y cuando lo tenemos no sabemos que hacer con ello. ¡Pero así es la vida!
Muirne: me encanta el palabro al estilo Aído....... al final acabaremos mejorando el castellano....... jijijijiii