martes, 26 de mayo de 2009

El cuento de La Voz de Avilés y los comentarios de los lectores

Hace ya tiempo, mucho, mucho tiempo érase una vez un periódico que tenía a mucha honra el dejar a sus lectores internautas dar sus opiniones sobre lo acontecido en el día de la edición del mismo.

Algunos lectores llegaban y opinaban sobre lo que hacían sus políticos, sus conciudadanos y hasta sus amigos, en un afán participativo que a todos nos tenía muy contentos. Algunos ponían en sus espacios, alguna que otra palabra mal sonante, a veces hasta llegar al insulto. Pero otros muchos, que eran la mayoría, daban su opinión libremente, o eso se creían ellos.

Claro que, muchas de estas opiniones no eran del agrado de los políticos de turno o de la línea editorial de este diario, y se empezó a notar, entre los usuarios, una actitud más bien dictatorial por parte de estos, borrando ciertos comentarios.

Al principio no se notaba mucho porque si bien se hacía habitualmente, solamente a unos cuantos habituales subversivos se les borraban sus opiniones, fueran cuales fueran, cual en tiempos dictatoriales ya olvidados y revividos con memorias históricas recientes.

Pero pasando el tiempo, ahora que la ciudadanía esta más bien crispada o más en la realidad, se nota como de forma descarada se inutilizan aquellos comentarios que no le hacen la ola al poder.

Y algunos se preguntaran el porque de esta situación. ¿Es que ya no podemos ni opinar?

También se empezaron a dar cuenta, de que los borrados de opiniones siempre eran cuando se dirigían a cierto personaje y a cierta concejalía en concreto. ¿Quién los borraría? Y ¿Por qué? ¿Sería que algo se esta haciendo mal en algún despacho? ¿o serían los ciudadanos de a pie los malos de esta película? ¿Se darán cuenta de que los ciudadanos no son imbéciles? . Más bien parecería ser una campaña de markenting bien organizada para aspiraciones mayores del susodicho político. ¿Querrá llegar a ser alcalde?

Sería bueno, muy bueno que alguno de esos que se sientan en el despacho viéndolas venir, se diera un paseíto por el parche o por la ciudad y palpara el “calentamiento global” de la ciudadanía que ya está dejando de lado la pleitesía por la protesta directa.

Se sabe que el soporte de los diarios viene de los anuncios publicitarios a todo trapo que hacen los ayuntamientos, pero estos sobreviven con los dineros de los que están pasando del calentamiento atmosférico al térmico, y eso es muy malo para la salud de todos.

Pero como dijo en una ocasión un viejo del lugar, ¿son estos, tan ufanos, los que se llenan la boca hablando de democracia, de libertades y de vanidades?
Alguien debería decir algo, porque si el cántaro muchas veces al río, al final acaba rompiéndose.
Después de escrito esto, he visto a Niesnimeyer con una idea similar y encima con pruebas. ¿Estamos todos locos y ellos en su sano juicio? Algo apesta, pero que bien .......

3 comentarios:

Fernando del Busto dijo...

Como trabajador de La Voz de Avilés me molesta mucho lo que afirmas con tanta ligereza y donde dices cosas que no son verdades o medio verdades, que me parecen igual de peligrosas que las mentiras. Por ejemplo, das a entender que el periódico vive de la publicidad institucional del Ayuntamiento de Avilés y eso influye en ciertos comportamientos. Sin embargo, fijate toda la publicidad que hay del Ayuntamiento de Avilés, ¿cuanto dinero puede suponer? No sé si el periódico cuelga las tarifas en Internet, pero son fáciles de consultar yendo a una agencia. Y luego piensa a toda la gente que hay que pagar, gastos de alquiler, impresión... No creo que una empresa que vive de la credibilidad ponga en juego su negocio por unos ingresos que no aseguran su viabilidad.
En tu blog dejé ayer un comentario en la entrada de Pendás que hace un rato no ví. Y no se me ocurre pensar en una oscura conspiración. Posiblemente es un error informático, sin más trascendencia.
Ya sé que hablas de varios casos, pero puede suceder que el administrador decida retirar comentarios que se repiten o que no vienen a cuento. o él considera que no vienen a cuento, o faltan a la mínima educación...

Alicia dijo...

Fernando

Cuando ataqué este tema, no lo hice de forma gratuita. Siento haberte molestado, pero el tema ya se está pasando de castaño oscuro.
Sigo manteniendo que la Voz de Avilés está politizada en la pica de su pirámide directiva.
Mientras que solo a unos pocos se nos quitaban los comentarios, la cosa no iba a mas, ya que éramos los subversivos, locos, y encima según alguien ladrones.
Pero últimamente el tema de los borrados en los comentarios están a la orden del día.
Entonces la pregunta que te podría hacer es ¿Quién es el responsable de que los comentarios sean aceptados o no? Porque a lo mejor donde radica el problema es ahí.
Niesnimeyer lo tiene en su blog y yo soy la responsable porque no quise que se identificara el comentario con mi persona. Pero si quieres te mando el archivo con los comentarios borrados. Fueron hasta 23 ocasiones. Tu me dirás.
Y no solo son los comentarios…….. son las notas de prensa, las cartas al director, los comentarios a las noticias…….. al final siempre se diluyen, inutilizan o simplemente se borran.
Al fin y al cabo, y siento decirlo así, si se le hace la ola desde la dirección al poder, no queda otra opción que ver que de algún modo se modera la critica contra el mismo.
Yo no ataco a los profesionales del medio, ataco a la dirección que es la que marca la pauta.
Y si quieres material o información justificada sobre el tema, dímelo que te paso todo lo que tengo, que es mucho, ya que aprendí ha hacer copias de cada uno de los comentarios que se han puesto y me han quitado.

Fernando del Busto dijo...

En esa situación, lo que haría sería acudir a las oficinas de La Voz de Avilés, preguntar por los responsables, explicar lo que sucede y ver cómo reaccionan. Y, si me siguen vetando o censurando, ya sería cuando lo denunciaría.