martes, 29 de abril de 2014

Cincuentona, parada, entrada en carnes ... pero todavía.. ¡tonta, no!

Cuando una llega a una edad, los cincuenta, que son inmerecidamente vilipendiados por algunas figuras seguidoras de la eterna juventud, tiene la idea de que a estas alturas de la vida, puede hacer ya lo que se quiera.

¡Vano pensamiento!

La vida, llena de varapalos, palos y alguna alegría te pone al día para que una no se aburra. Aunque casi que es mejor, a veces, aburrirse que ponerse a dar explicaciones.

Lo que si está, meridianamente justificado, es que a estas edades lo que se pierde es ese halo de "ser educadamente correcto", o como diría algún conocido..."políticamente correcto",  modo de decir las cosas.
A mi la vida me ha demostrado que el refrán de "no dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy" hay que aplicarlo no sea que mañana no estemos aquí para decir lo que uno quiere y como uno quiere.


Una pierde la vergüenza de decir lo que opina ,no sea que luego se crean que opinas lo que no quieres que crean que opinas, y se líe una gorda.

Así que en honor de mi cincuentena, de mi peso, de mi "libertad" laboral obligada, de mis enemigos y de mis amigos, he llegado a la conclusión de que como ya estoy hasta las narices de que se crean que una es tonta... se acabó.

Y como mi vida ultimamente me ha mostrado que al final, da igual como digas las cosas... con filigranas y dulzuras, o directamente y sin ambages ... he decidido que no voy a gastar el poco tiempo que me pueda quedar en dar rodeos (que ye muy cansao) y en andarme con paños calientes, y voy a ir directita al grano..

Y al que no le guste.. un placer el haberte conocido y hasta más ver... que una ya está cansadita de que la traten de tonta... que como dice esa frase tan celebre que hasta D. Luis Aragones utilizó en más de una ocasión...."además de puta no voy a poner la cama".

Así vuelvo a inaugurar oficialmente esta página.